Ecuador Ancestral

Ecuador Ancestral


El Hombre de Otavalo

Al romper con dinamita un terreno calcáreo para construir una planta hidroeléctrica para la ciudad de Otavalo, provincia de Imbabura, en 1957, se pudo recuperar un cráneo y algunas vértebras y costillas de un fósil humano que había estado enterrado a unos !2,5 mts. de profundidad.

Llevado el cráneo a la Escuela Politécnica Nacional de Quito, fue estudiado por varios científicos naciónales y extranjeros, sin que se haya nunca llegado a conocer el resultado de sus investigaciones, salvo que un Ingeniero Químico estimó su antigüedad en unos 10.000 años.

En 1971, se autorizó al Dr. D.M. Davies a llevar el cráneo a Inglaterra para efectuar análisis craneológi-cos sin que, desafortunadamente, se hiciera examinar la pieza por un antropólogo físico, lo que hubiera evitado la pérdida de seriedad de las investigaciones causada por las especulaciones excesivamente imaginativas de Davies.

La poca seriedad de los procedimientos se pone de manifiesto al constatar que uno de los certificados ingleses se refiere a «...restos humanos de Zamora. Ecuador...» cuando su procedencia es el río Ambi, Otavalo. Davies completó las desdichas de este episodio al opinar, sin ser un antropólogo físico, que la calavera presenta rasgos neandertalenses cuando, a todas luces, se trata de un homo sapiens.

Las dataciones radiocarbónicas de la argonita que rellena las cavidades óseas ha dado dataciones superiores a los 36.000 AP; el colágeno de los huesos presenta una edad de 2.300 ± 270 AP y una muestra de hueso que no tenía suficiente colágeno para datar el material orgánico —pero sí carbonato de calcio en los intersticios— arrojó una antigüedad de 28.012 ± 1.750 AP

Se debe concluir que el hombre de Otavalo tiene pocas probabilidades de ser el habitante ecuatoriano del tercer interglacial al que afanosamente se busca y aún no se encuentra.


Cráneo del hombre de Otavalo. Tomado de la HISTORIA DEL ECUADOR de Salvat Editores

 

Copyright © Ecuador Ancestral 2009-2012, Quito, Ecuador