Ecuador Ancestral

Ecuador Ancestral


Artesanías

La cerámica es de calidad deficiente. El inventario registra ollas trípode, cuencos, platos, compoteras, vasijas adornadas con motivos antropo y zoomorfos, entre los cuales destacan los sapos, culebras y lagartijas, repetidos como una constante decorativa peculiar de esa zona. Por el hallazgo de una tumba excavada en las cercanías de Babahoyo, se conoce que estos artefactos se usaban como parte del ajuar funerario. Hay también figurillas estereotipadas que muestran hombres de tipo montubio con nariz ganchuda y narigueras. Las grandes vasijas pudieron ser usadas para almacenar agua de uso doméstico o productos agrícolas o, también, como recipientes funerarios o ataúdes.

La práctica textil se respalda en la presencia de volantes de huso o torteros para hilar. En los ajuares funerarios de tolas cercanas a Babahoyo, se ha obtenido retazos que acusan, por lo fino y complicado, técnicas textiles avanzadas, siendo muy frecuente la del ikat. Vestigios tan importantes no habían sido hallados antes en el Ecuador.


Joyas procedentes de sitios Milagro-Quevedo

La metalistería de Milagro-Quevedo, en oro, cobre y —en menor medida— plata, es una de sus más notables industrias. El alambre de oro, fabricado por martillado, es usado como elemento constructivo y como adorno de las joyas. Practicaron la técnica del enchapado para revestir de oro las piezas de cobre. Las aleaciones de cobre y oro son de entre 12 y 14 quilates.

Entre la variedad de objetos de cobre sorprende la de hachas, confeccionadas por martillado. El inventario incluye las pequeñas y livianas (similares a las mexicanas) usadas como ofrendas funerarias y medio de transacción, las utilitarias, las ceremoniales y otras de 20 Kg fundidas, al parecer, para acumular y guardar el metal (Holm, 1983). Las hachas de cobre, pese a su dureza igual o mayor que las de hierro, no desplazaron a las de piedra. También hay agujas, cinceles, pinzas depilatorias, cascabeles y figuras humanas planas.

Las piezas de orfebrería muestran incrustaciones de turquesa y concha (Spondylus sp.). Su inventario registra narigueras de apreciable tamaño, orejeras, collares, vasijas de una sola pieza, formadas por martillado y adornadas por un repujado de notables características.

Recientemente, se ha hallado oro en la zona de Quevedo; el cobre, por el contrario, no es nativo de la región y se supone que lo obtendrían, al menos en parte, del Austro ecuatoriano, hipótesis a la que abona la presencia, en ambas regiones, de insignias de mando, de 25 ó 30 cm de alto, adornadas con cabezas de ave.

En piedra hay hachas de diversas formas, herramientas para martillar los metales, metates y muelas para triturar granos, lanzadardos y estólicas para la guerra y la cacería, figurillas humanas y zoológicas en piedra suave con decoración incisa, lograda por fricción de otra más dura. Se ha hallado, según dato de Olaf Holm, pequeños objetos de cuarzo y tagua (Phitelephas macrocarpa) y tallas en madreperla (Pinctada mazatlánica). Las excavaciones muestran vestigios de telares de cintura, comunes en el altiplano, hechos en madera.

 

Copyright © Ecuador Ancestral 2009-2012, Quito, Ecuador