Ecuador Ancestral

Ecuador Ancestral


Los Caras, ¿un mito?

Según el P. Juan de Velasco (1789) —quien cita los desaparecidos escritos de Fr. Marcos Niza, del oidor de Lima, Dr. Bravo de Saravia, del curaca Collahua-zo, amigo personal del historiador y del superior de los jesuítas, P. Carlos Brentaño— los Caras, inmigrantes desconocidos, llegaron por las costas de Ma-nabí, ganaron el altiplano por el rio Santiago y fundaron el Reino de Quito, al imponerse a los antiquísimos quitus. Marcos Jiménez de la Espada, sabio español, fue el primer detractor del P. Velasco y, al no hallar evidencia arqueológica de los Caras en nuestro suelo, Jacinto Jijón negó su presencia y, siguiéndole, los investigadores han negado también su existencia.

Paul Rivet y Henri Beuchat postularon la invasión del norte ecuatoriano por un pueblo chibcha, los barbacoas, fundamentándose en estudios lingüísticos. En 1918, el alemán Otto von Buchwald publicó su estudio de toponimia de la sierra y el litoral ecuatorianos en el que afirma que los nombres geográficos pertenecen a una misma lengua o a dialectos poco diferenciados y que las piezas arqueológicas por él recogidas y estudiadas tienen características uniformes que apuntan a una procedencia cultural común. A esta «masa de tribus» le dio el nombre tradicional de caras, palabra aparentemente derivada de la lengua ata-carnes o esmeraldeña en la que cara significa "colorado".

En el espacio geográfico entre los pueblos pastos y panzaleos, importante por los muchos vestigios arqueológicos que no pueden ser ignorados y bautizado como país caranqui por Jijón, se habló el idioma esmeraldeño, según afirma él mismo, como resultado de sus investigaciones lingüísticas realizadas con todo rigor científico.

Panzaleo (Machachi) es el nombre de un antiguo pueblo, conocido hasta el siglo XVI, al que Jijón atribuyó la autoría de la cerámica que halló en los actuales terrenos del Hospital Espejo y del barrio de San Roque en Quito, distinta tipológica y morfológicamente, por la finura de la pasta y la cochura de alto grado, de las conocidas hasta entonces.

Fundado en sus hallazgos arqueológicos en Papa-Uacta (Pichincha), Cuyujo, El Chaco, Cosanga, Baeza y Borja, (Ñapo) y en Píllaro (Tungurahua), Porras (Fase Cosanga, 1975) sienta la teoría de ser Cosanga el origen de Panzaleo, aceptando los hallazgos de Jijón sólo como pruebas de la expansión de un antiguo pueblo selvático a gran parte de la sierra y la provincia de Los Ríos.

En 1989, UNESCO y el Consejo Provincial de Pichincha comisionaron al antropólogo peruano Luis Guillermo Lumbreras la evaluación de los conocimientos existentes sobre Cochasquí y el pueblo que originó su cultura. El investigador ha tomado el lugar como centro de un amplio contexto geográfico extendido hacia el norte, sur y este y ha revisado, entre otros, los escritos de Jijón, Porras, Athens, Osborn y Oberem relativos al sitio. Con apego estricto a depurados criterios de interpretación, ha llegado a la importantísima conclusión de que «... el pueblo panzaleo no es el responsable de la cultura a la que se dio su nombre...».

El informe de Lumbreras (1990) discute aspectos puntuales de la secuencia cultural de la zona norte de la sierra ecuatoriana, hace especial hincapié en la cronología de Cochasquí y la cerámica ahí rescatada, en especial la llamada panzaleo y reconoce la consistencia estructural de la definición de Jijón para este estilo pues permite distinguir los ceramios de la sierra norte del Ecuador que documentan la fase en su conjunto aunque hace difícil la segregación de los objetos de cada una de las tres subfases propuestas, sin pruebas concluyentes, por Jijón.

Según Lumbreras, la notable extensión geográfica de la influencia del estilo panzaleo no permite fijar aún el ambiente propio en el que pudo haber aparecido inicialmente y acaso los discutidos caras fueran los creadores de las formas culturales conocidas con ese nombre, desde que Jijón las bautizó así. En resumen:

• la existencia de una cultura panzaleo, por carecer de fundamentos que la sustenten, es dudosa pero muchos estudiosos llaman caras a los portadores del tipo de cerámica llamado panzaleo por Jijón;

• el deslinde étnico del pueblo que pudo haber originado la cultura panzaleo espera mejores evidencias.

 

Copyright © Ecuador Ancestral 2009-2012, Quito, Ecuador